Tiempo después de iniciada la pandemia de COVID-19, se comenzaron a medir los niveles de vitamina D en los pacientes y, sistemáticamente, se ha ido encontrando un aumento en el número de personas con niveles bajos de vitamina D.

Miles de personas se encerraron en sus casas por miedo COVID-19. Dejaron de exponerse al sol y de consumir alimentos con vitamina D. Al punto que los niveles bajos de vitamina D se han convertido rápidamente en un problema creciente y podrían significar complicaciones para el futuro de la salud de miles de personas.

La piel produce vitamina D en respuesta a la luz solar y también se encuentra en alimentos enriquecidos con vitamina D.

Ya se sabe que los niveles bajos de vitamina D causan raquitismo en los niños y debilitan los huesos en los adultos. Sin embargo, muchos estudios también han relacionado los niveles bajos de vitamina D con la depresión, enfermedades del corazón, huesos, infecciones y otros problemas de salud.

Las recomendaciones actuales para la suplementación con vitamina D parece que no son lo suficientemente altas para abordar el creciente problema de salud en relación a los niveles bajos de vitamina D.

Las recomendaciones actuales indican la suplementación con vitamina D para personas sanas de la siguiente manera:

Para niños y jóvenes de 1 a 18 años, mujeres embarazadas y adultos no embarazadas hasta los 70 años, es de 600 unidades internacionales y aumenta a 800 unidades internacionales después de los 70 años.

La Sociedad Estadounidense de Geriatría recomiendan una dosis ligeramente más alta (al menos 1000 unidades internacionales y 800 a 1000 diarias, para adultos mayores (≥ 65 años) para para disminuir el riesgo de caídas y fracturas.

Una adecuada ingesta de vitamina D y una exposición solar prudente mejorarían el estado de la vitamina D y la salud general de las personas.

La deficiencia se define como un nivel sérico de 25-hidroxivitamina D de menos de 20 ng/ml, y la insuficiencia se define como un nivel sérico de 25-hidroxivitamina D de 20 a 30 ng/ml.

El objetivo del tratamiento es normalizar los niveles de vitamina D para evitar resultados problemas de salud.

Una manera práctica de dar tratamiento a las personas que tienen insuficiente vitamina D, se hace mediante la vitamina D con 100.000 U.I. (2.5 mg).

Esta vitamina D se indica de acuerdo a los requerimientos de cada persona, ya sea de manera mensual, bimensual o trimestral, según la indicación del médico. La ventaja de esta dosis es la comodidad y una mayor adherencia al tratamiento.


 

Niveles de vitamina D