Ahora que la campaña de vacunación contra COVID-19 está en marcha en Bolivia, es posible que tenga algunas dudas, en esta publicación aclaramos algunas.

El inicio de la vacunación no significa el fin de los cuidados que debemos tener para protegernos y proteger a los demás. Se necesitarán varios meses para llegar a la mayoría de la población con la vacuna y que estén protegidos. Mantener una distancia física de dos metros, el uso del barbijo y el lavado constante de manos son hábitos que demos continuar hasta nuevo aviso.

¿Por qué vacunarse si uno puede vencer la enfermedad naturalmente?

La llegada de las vacunas contra el COVID-19 nos da la esperanza de retomar un estilo de vida un poco más “normal”.

Cuando una persona recibe la vacuna COVID-19, el cuerpo prepara su defensa contra el virus. Se produce una reacción inmune natural que neutraliza el virus produciendo anticuerpos y otras células de defensa. Esta es una forma de disminuir las posibilidades de contraer la enfermedad, y si la contrae a pesar de todo, de disminuir el riesgo de desarrollar complicaciones.

¿Cuál es el objetivo de la vacunación masiva?

El objetivo principal de la vacunación es reducir las hospitalizaciones y muertes por COVID-19 entre las personas con mayor riesgo. La vacunación también ayuda a contribuir a que el sistema de salud no colapse y pueda retomar una atención más normal.

Numerosos estudios llevados a cabo en diferentes lugares del mundo han demostrado la alta efectividad de la vacunación para prevenir el COVID-19, las hospitalizaciones y muertes.

Se están realizando estudios para saber si los vacunados ya no transmiten la infección y si se pueden relajar las medidas de protección habituales.

Vacunación contra COVID-19: ¿es una buena opción?

Las vacunas existen desde hace muchas décadas y gracias a ellas la humanidad ha podido deshacerse de algunas infecciones graves y generalizadas que han causado estragos en todo el mundo, como la viruela, la poliomielitis, la difteria, el tétanos, la tuberculosis, el sarampión, etc. La vida de millones de personas se ha salvado gracias a la vacunación masiva.

El COVID-19 es una de esas enfermedades que ha sacudido a todo el planeta. Los riesgos para la salud asociados al COVID-19 ya son conocidos. Todos los días en Bolivia y en otros lugares la gente muere por COVID-19. Estas graves consecuencias no solo ocurren en personas vulnerables, sino también en personas más jóvenes y saludables.

¿Para quiénes son las vacunas COVID-19?

Las vacunas disponibles actualmente están destinadas a personas mayores de 18 años, a menos que se indique lo contrario. Se están realizando estudios para evaluar la eficacia y seguridad de las vacunas en niños y adolescentes. El objetivo del programa de inmunización es poner la vacuna a disposición de todos los adultos que quieran recibirla.

La vacunación contra COVID-19 es un servicio gratuito para la población. Para tener acceso a él, es absolutamente necesario pasar por el programa de gobierno; las dosis todavía no se pueden obtener a través del mercado privado.

¿Cuál es la eficacia de la vacuna?

Todas las vacunas disponibles protegen más del 80% contra las formas graves de COVID-19, evitando hospitalizaciones y muertes. En estudios, las vacunas basadas en ARN y vectores virales produjeron una buena respuesta inmune contra COVID-19, incluso en los ancianos.

Vacunación contra COVID-19: ¿Quién puede recibir la vacuna ahora?

Idealmente se quisiera vacunar a todos los adultos bolivianos al mismo tiempo, pero el suministro de vacunas, las exigencias de logística y de recursos humanos lo hacen imposible.

Actualmente, el gobierno cuenta con un plan de vacunación secuencial, por etapas, que prioriza a las personas en mayor riesgo, mayor edad o cuyo trabajo se considera fundamental en el contexto de una pandemia. La prioridad del plan de vacunación puede cambiar con el tiempo, especialmente en función de los datos epidemiológicos disponibles.

El cronograma de vacunación contra COVID-19 es el siguiente:

  • Marzo: Personal de salud, enfermos crónicos, renales y con cáncer.
  • Abril: Mayores de 60 años y personas con enfermedades de base de toda edad.
  • Mayo: Personas de 50 a 59 años.
  • Junio: Personas de 40 a 49 años.
  • Julio: Personas de 30 a 39 años.
  • Agosto: Personas de 18 a 29 años.
  • Septiembre: Personas rezagadas

¿Quién no debería recibir una vacuna?

Existen muy pocas contraindicaciones para la vacuna COVID-19. Si una persona es alérgica a cualquier componente de la vacuna, no se la debe administrar. Este también es el caso si una persona tiene signos o síntomas que pueden ser atribuibles al COVID-19, o si han recibido un resultado positivo.

Además, aunque esto no sea una contraindicación, es importante notificar a su médico o profesional de la salud antes de recibir la vacuna si:

  • Alguna vez ha tenido una reacción adversa después de recibir una dosis de la vacuna COVID-19;
  • Si su sistema inmunológico está debilitado por una enfermedad o por tomar medicamentos;
  • Tiene un trastorno de la coagulación de la sangre, toma un anticoagulante o le salen moretones con facilidad;
  • Está embarazada o planea estarlo, está dando de lactar.

Su médico podrá discutir con usted los riesgos y beneficios de la vacuna en su situación particular.

¿Puedo confiar en la seguridad de las vacunas contra COVID-19?

Como todos los medicamentos, las vacunas COVID-19 deben someterse a estudios exhaustivos y una revisión rigurosa por parte de los organismos de salud responsables de aprobar los medicamentos antes de su lanzamiento al mercado.

Todas las vacunas aprobadas actualmente han pasado por los pasos habituales en el proceso de autorización y se han demostrado ser eficaces y seguras. Además, se lleva a cabo un seguimiento cercano y continuo de su seguridad después de ponerlas a disponibilidad del público permitiendo que se siga aprendiendo sobre ellas.

¿Cuál es el impacto de las variantes?

Las variantes son un fenómeno natural que ocurre cuando el virus se multiplica y sufre mutaciones. La mayoría de las mutaciones no tienen importancia. Una nueva variante no es necesariamente más peligrosa de lo que era el virus antes de la mutación. A veces, una mutación puede cambiar un virus hasta el punto en que el sistema inmunológico lo vuelve irreconocible y la vacuna que lo combate es menos eficaz.

En este momento, el conocimiento de las variantes no cuestiona la necesidad de vacunarse lo antes posible. Las vacunas disponibles siguen siendo eficaces contra las diversas variantes conocidas.

¡Es mi turno! ¿Cómo puedo tomar una cita?

  • Las personas aseguradas en La Caja Nacional de Salud u otro seguro médico deben acudir a sus respectivos policlínicos para ser vacunadas.
  • Personas que no cuentan con seguro deberán registrarse en el centro de salud más cercano a su domicilio.
  • Registro de vacunación del Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra https://app.gmsantacruz.gob.bo/TramitesSalud

 


Este consejo llega a usted gracias a Farmacorp, la cadena de farmacias más grande de Bolivia

 

Lea más contenido de salud y bienestar en: bienestar.global/farmacorp