Actualmente hay cinco medicamentos contra la obesidad disponibles en el mundo, pero todos tienen efectos secundarios que limitan su uso. El más efectivo de los medicamentos en tabletas, es la combinación de fentermina con Topiramato, que ayuda a perder en promedio un 10% del peso corporal total.
El tratamiento más eficaz hasta ahora es la cirugía bariátrica, que ayuda a las personas a perder el 25% a 35% del peso corporal, en promedio.
Bueno, en junio de este año (2021), se aprobó el medicamento Semaglutida para bajar de peso. Se administra por vía subcutánea en el abdomen, el muslo o la parte superior del brazo, una vez a la semana…y ayuda a perder en promedio un 15% y hasta 20% de peso corporal total.
La semaglutida es una versión sintética de una hormona natural que actúa sobre los centros del apetito en el cerebro y en el intestino, produciendo sensación de saciedad y pérdida del apetito.
Este fármaco viene a ser el primero de la historia que demuestra ser eficaz contra la obesidad y todas las consecuencias negativas que el sobrepeso provoca en la salud.
Sabemos que ayuda a bajar de peso, y además a controlar la diabetes y a evitar o mejorar enfermedades del corazón y los riñones.
El tratamiento puede producir náuseas, diarrea y vómitos. Es por eso que se comienza con dosis bajas y se va subiendo de a poco cada mes, hasta llegar al 4to mes en donde se comienza con la dosis más efectiva para bajar de peso.
La semaglutida no está indicada para todos. Un médico Endocrinólogo debe realizar una evaluación previa y definir si una persona puede recibirla o no.