1. Coma todos los días con el desayuno: dos ciruelas y una cucharada llena de cereal, que puede ser de germen de trigo, avena o linaza. Póngalo el cereal en un yogur.

2. Trate de ir al baño a la misma hora todos los días. Intente crear una rutina después del desayuno o después del almuerzo o la cena. Tome su tiempo. Vaya al baño con calma.

3. No pases más de dos días sin ir al baño. Tenga cuidado con los viajes, que en general «bloquean» el intestino. En esta situación, come 4 o 6 ciruelas, 2 cucharadas de cereal y al menos 2 frutas como: naranja, papaya, o pera, que son laxantes y ayudan al funcionamiento del intestino.