La depresión no solo hace que uno se sienta mal, también puede hacer que uno piense de manera más negativa. Si logramos cambiar esos pensamientos negativos podemos mejorar el estado de ánimo.

La psicóloga(o) puede ayudar mucho aplicando la terapia “cognitivo-conductual”. La cual es un tipo de terapia que se trabaja para alterar patrones comunes de pensamiento negativo llamados “distorsiones cognitivas” con el fin de eliminar la depresión.