Las medidas preventivas como el uso de barbijos y el distanciamiento social siguen siendo importantes durante la implementación de la vacuna. Sin embargo, las personas vacunadas pueden reanudar algunas actividades de menor riesgo.
Tomar medidas para relajar ciertas medidas para las personas vacunadas es una forma de ayudar a mejorar la aceptación de la vacuna contra COVID-19.