1. Prescribir medicación para la fiebre con antipirético y para los dolores con analgésico y abundante hidratación.
  2. Estar en contacto con su médico
  3. Estar atento a síntomas de empeoramiento, especialmente al desarrollo de falta de aire, que debería impulsar la evaluación con el médico y la posible hospitalización.
  4. Separarse de otros miembros del hogar, incluidas las mascotas (por ejemplo, permanecer en una habitación separada cuando sea posible y usar un barbijo cuando esté en la misma habitación)
  5.  Lavado frecuente de manos para todos los miembros de la familia.
  6. Desinfección frecuente de superficies comúnmente tocadas.