Si la diabetes tipo 2 fuera una enfermedad infecciosa, transmitida de una persona a otra, podríamos decir que estamos en medio de una pandemia. La diabetes afecta a un número cada vez mayor de adultos e incluso de jóvenes.

La buena noticia es que la diabetes se puede prevenir haciendo cambios en el estilo de vida. Cambios que también pueden disminuir las posibilidades de desarrollar enfermedades del corazón e incluso algunos tipos de cánceres.

El camino de la prevención

El camino de la prevención de la diabetes comienza con los cambios de estilo de vida. Los siguientes cambios son los más importantes:

Controlar el peso

El sobrepeso es el factor de riesgo más importante para la diabetes. Tener obesidad hace que una persona sea de 20 a 40 veces más propenso a desarrollar diabetes que alguien con un peso normal.

Bajar de peso ayuda cuando el peso está por encima del rango de peso saludable. Perder alrededor del 7 al 10% de su peso actual puede reducir a la mitad sus posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2.

Caminar 30 minutos al día

La inactividad promueve la diabetes tipo 2. No es necesario realizar largos períodos de ejercicio para obtener este beneficio. Caminar a paso ligero durante media hora todos los días disminuye el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en un 30%.

Esta cantidad de actividad física también tiene una variedad de otros beneficios. E incluso mayores ventajas cardiovasculares si se hace más ejercicio y más intenso.

Cambiar la alimentación

Los principales cambios en la alimentación que pueden ayudar a prevenir diabetes tipo 2 son:

  1. Elegir cereales integrales en lugar de cereales refinados y otros carbohidratos altamente procesados.
  2. Dejar las bebidas azucaradas y preferir agua, café o té.
  3. Elegir grasas saludables.
  4. Disminuir el consumo de carne roja y evitar la carne procesada

No fumar

La diabetes tipo 2 es uno más de la larga lista de problemas de salud relacionados con el tabaquismo. Las personas que fuman tienen aproximadamente un 50% más de probabilidades de desarrollar diabetes que los no fumadores.

No consumir alcohol de forma excesiva

La ingesta excesiva de alcohol en realidad aumenta el riesgo. Cuando una persona ya bebe alcohol, debe mantener el consumo en un rango moderado, ya que cantidades más altas de alcohol podrían aumentar el riesgo de diabetes.

Si una persona no bebe alcohol, lo mejor es que no empiece.

Para poder vencer la diabetes y promover un cambio de comportamiento en la ciudadanía, las familias, los colegios, los lugares de trabajo, los medios de comunicación, la industria alimentaria y los distintos niveles de gobierno deben trabajar juntos para que encontrar opciones de alimentos saludables sean más fácil.


Este consejo llega a usted gracias a Farmacorp, la cadena de farmacias más grande de Bolivia

Lea más contenido de salud y bienestar en: bienestar.global/farmacorp