Esta variante del COVID-19 actúa de una manera muy diferente que las anteriores. Por ejemplo la variante delta, primero llega a la nariz, después comienza a multiplicarse. Se extiende por las vías respiratorias, entra hasta los más profundo de los pulmones, produciendo cicatrices pulmonares, dificultad para respirar, y puede filtrarse de los pulmones a otros lugares del cuerpo, causando una enfermedad grave y una posible muerte.

La variante ómicron no es tan dañina en los pulmones. Su especialidad más bien son las vías respiratorias superiores. Ahí causa una enfermedad más leve y se concentra con una gran carga viral en las fosas nasales, desde donde se propaga fácilmente a otras personas.