Bienestar

El portal de confianza para una vida saludable

Salvando vidas

No hay mayor amor que aquel que da la vida por los amigos

Nandy Justiniano: “No hay mayor amor que aquel que da la vida por los amigos”.

«El daño renal fue causado porque yo soy diabético joven, el no cumplir a cabalidad con los horarios en el tratamiento debido a los cambios de horarios en los muchos viajes  me fue complicando .

A partir del  2011 se fue acentuando. En unos viajes tuve hinchazón de cuerpo, pedí que me digan el diagnóstico me dijeron que en algún momento iba a necesitar de un trasplante porque la función renal se había ido degradando. Avisé a mi familia, me ayudaron con campañas para ponerme albúmina e internarme debido a lo delicado que estaba, pero el trasplante ya se veía venir.

Gracias a Dios las cosas se fueron dando para que me prepare para el trasplante, las puertas se abrieron y recibí el apoyo de mucha gente. Mi hermana y media hermana que vive en España  querían donarme, pese a eso buscamos un donante cadavérico pero no salió muy compatible, a otro le favorecía mejor; cuesta mucho eso (encontrar un donante), hay mucha gente que está esperando. Al final, mi hermana de 22 años fue mi donante. Los médicos querían cuidarla un poco, por eso solicitamos un donante cadavérico, como no había y yo estaba en riesgo ella me dio su riñón.

Mi recuperación fue buena gracias a Dios. La operación fue un lunes del 28 de julio, entré a las 12:00,  desperté a las 18:00 con un gran alivio ¡había orinado como 12 litros! ¡El riñón había comenzado a funcionar!
Ahora llevo una vida completamente normal, estoy empezando a hacer un poco de ejercicio, solo un poco más peludo por la ciclosporina pero nada más, es lo de menos, soy hombre. Mi hermana a casi 6 meses del trasplante, está trotando, está trabajando, está haciendo su vida normal, sale con sus amigas, no tiene ningún problema, le hacen muchos estudios y su riñón es como si tuviera 2.

Yo soy cristiano y hay una cita que dice: ‘no hay mayor amor que el que da la vida por los amigos’, Él la dio por nosotros y yo creo que tenemos que ponernos en la  conciencia de que mejor es dar que recibir como Él enseñó. Y si el tiempo se le ha acabado a alguna persona y puede servir de bendición para otra yo creo que Dios le va a recompensar cuando lo reciba. Las personas deberían dejar que sus familiares puedan donar; hay mucha gente que de verdad necesita vivir.

Voy a firmar los papeles que tenga que firmar si mis órganos sirven para algo, porque acá en la tierra se hará todo polvo».

Luis Fernando ‘Nandy’ Justiniano, ex baterista de Azúl Azul fue trasplantado del riñón el 28 de julio de 2014 en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra por el equipo médico del Dr. Erland Vaca Diez.