Los piojos no son una enfermedad, ni representan riesgos para la salud pública. Causan picor por una erupción, pero hay muy pocos riesgos serios de salud. En la mayoría de los casos, es apenas un asunto que da vergüenza.

 

Por lo tanto es un MITO.