Las hormonas cambian en las mujeres embarazadas y también en los hombres. Los niveles de testosterona bajan y los de la prolactina aumentan en los hombres, lo que señala que también sufren de cambios hormonales, mismos que pueden cambiar sus hábitos alimenticios y de humor.

Por lo tanto es un VERDAD.