El riñón es el filtro del organismo. Algunas personas, sin embargo, cuando los riñones «filtran» la sangre, acumulan cristales que se van depositando y forman «piedras». Las semillas del tomate NO producen estos cristales. Así que es un MITO.

El tomate es un alimento extremadamente saludable y puede ser consumido sin ningún problema, incluyendo las semillas.