Bolivia se ha visto afectada por la proliferación de medicamentos falsificados.

Los medicamentos ingresados ilegamente a través del contrabando van desde medicamentos para enfermedades comunes como tos y diarrea, hasta medicamentos para la hipertensión.

Los países en desarrollo, como Bolivia, son los principales mercados de medicamentos falsificados. Sin embargo, no habrían proveedores si no hubiera demanda.

La demanda en Bolivia es alta, pero no de medicamentos ilegales sino de medicamentos más accesible a la economía de muchos. Justamentes eso es lo que ofrecen los que comercian con medicamentos traídos de manera ilegal por contrabando, productos mucho más baratos en comparación con los medicamentos ingresados respetando las normas sanitarias, cadena de frío, y pagando impuestos.

Lo grave es que, esas personas que se dedican al contrabando ilegal de medicamentos, se benefician de satisfacer esta demanda, produciendo medicamentos falsos y versiones genéricas o imitadas sin controles de calidad del producto y sin garantizar la eficacia de las imitaciones.

Los medicamentos falsos o los que entran ilegalmente, proliferan porque los mecanismos de control o regulación son débiles. Cualquier persona que tenga las conexiones y dinero, puede pasar medicamentos de contrabando a través de las fronteras de nuestro país.

Evitando la proliferación de medicamentos falsificados

Si las autoridades quieren proteger la salud pública, deben detener el contrabando de medicamentos falsos o ilegales.

Las acciones que hacen falta son:

  1. Proporcionar los recursos necesarios para tener mecanismos de control robustos y modernos.
  2. Tomar acciones decisivas para evitar la fabricación, distribución y venta de medicamentos falsos.
  3. Ampliar la capacidad de detección de seguridad de todo tipo de medicamentos.
  4. Hacer justicia a las víctimas y evitar la impunidad, se debe detener a los proveedores de medicamentos falsificados y se debe imponer el castigo adecuado.

Como sociedad civil debemos ser desconfiados cuando nos ofrecen medicamentos por WhatsApp, facebook u otras redes. No solo se puede perder el dinero al adquirir un medicamento falso, también se puede perder la salud o la vida.

Este consejo llega a usted gracias a Farmacorp, la cadena de farmacias más grande de Bolivia