Aceptar que tiene diabetes es en gran parte un acto de cognición, una realineación de lo que considera real y vital para su existencia y cómo puede afectar su vida. La diabetes se convierte en una parte integral de la vida de una persona. Si bien todos deseamos que simplemente desaparezca, esto no es posible…todavía.
Acepte que la diabetes estará ahí, por el resto de su vida. Se puede tener diabetes con niveles de azúcares normales en la sangre, vivir una vida saludable, si sigue las recomendaciones de tratamiento.