La pandemia de COVID-19 ha revolucionado la atención médica desde el mismo momento en que apareció el primer positivo en diciembre de 2019. Los médicos no han dejado de aprender acerca de todos los síntomas y complicaciones que provoca esta enfermedad en las personas que la padecen.

Las secuelas que ha dejado el COVID-19, ya sea por afectación directa o no del virus SARS-CoV-2, han transformado la vida de todos aquellos que contrajeron y superaron la enfermedad.

Secuelas más importantes

Entre las secuelas más serias está la  fibrosis pulmonar, en la que parte del pulmón se endurece como si fuera una cicatriz y baja su capacidad para transportar oxígeno y gases.

De igual forma, las secuelas cardiovasculares y las trombosis se han visto en miles de personas post COVID-19. Estos trombos terminan por soltarse de los vasos sanguíneos y se van a los pulmones donde provocan una embolia pulmonar.

También se ha visto la presencia tos seca o no productiva que se mantiene por semanas después de dar negativo al COVID-19. Por otro lado, se observan dolores musculares y pérdida de masa muscular como una consecuencia de la afección del virus, los síntomas y el tiempo que permanecen en cama.

En cuanto a la pérdida de la capacidad de percibir los olores (anosmia), ha sido tan frecuente que se ha convertido en un síntoma especifico de esta infección. La anosmia se reportado que persiste hasta por varios meses en el 20 por ciento de los afectados.

Las complicaciones psicológicas, se han presentado con cuadros de estrés, ansiedad, crisis de pánico y depresión. En ella, algunos pacientes han presentado dificultades semanas después de superar la COVID-19.

Prevención

La mejor forma de prevenir las secuelas del COVID-19 es evitar contagiarse de COVID-19.  Vacunarse contra el COVID-19 lo antes posible es la mejor manera de evitar contraer COVID-19.


Este consejo llega a usted gracias a Farmacorp, la cadena de farmacias más grande de Bolivia

Lea más contenido de salud y bienestar en: bienestar.global/farmacorp