Bienestar

El portal de confianza para una vida saludable

Salud

¿Las piedras en la vesícula deben operarse?

La mayoría de las personas con piedras en la vesícula no tienen síntomas y se mantendrán así durante toda la vida. De aquellas personas que tienen piedras en la vesícula y sin ningún síntomas, aproximadamente el 20% tendrán síntomas en el lapso de unos 15 años y los síntomas iniciales generalmente son leves.

La mortalidad relacionada a tener piedras en la vesícula es significativamente menor que la asociada con el tratamiento, es por eso que la mayoría de los expertos aconsejan en contra de una colecistectomía (extirpación de la vesícula) en pacientes con piedras y que no tienen síntomas.

Los estudios muestran que, una vez comienzan los primeros síntomas biliares no complicados, la posibilidad de tener síntomas recurrente es aproximadamente del 30 porciento por año en los dos primeros años, y la posibilidad de desarrollar complicaciones (colecistitis aguda, colédoco litiasis, pancreatitis o colangitis aguda) es aproximadamente de 2 a 3 % por año. Una vez aparece una complicación, la posibilidad de tener una complicación adicional y más severa es de aproximadamente de 30% por año.

En conclusión, si usted tiene piedra en la vesícula y no tiene ningún síntoma, no precisa de cirugía de extirpación de la vesícula.

La cirugía esta indicada en todas las personas que tienen un riesgo aumentado para cáncer de vesícula, aunque no tengan síntomas, es decir en personas con: drenaje ductal pancreático anómalo, adenomas de la vesícula y vesícula de porcelana. Para las personas con ataques recurrentes de cólicos biliares moderados o graves, o con un ataque aislado pero severo y con cálculos biliares, se recomienda operar en lugar de tener una conducta expectante.

Referencia:
Warttig S, Ward S, Rogers G, Guideline Development Group. Diagnosis and management of gallstone disease: summary of NICE guidance. BMJ 2014; 349:g6241.
Festi D, Reggiani ML, Attili AF, et al. Natural history of gallstone disease: Expectant management or active treatment? Results from a population-based cohort study. J Gastroenterol Hepatol 2010; 25:719.

Deja un comentario