Muchas enfermedades de la tiroides pueden provocar problemas pulmonares, como el hipotiroidismo, hipertiroidismo, bocio nodular y cáncer de tiroides.

El hipotiroidismo disminuye la capacidad respiratoria, causa debilidad muscular respiratoria y puede causar apnea obstructiva del sueño y derrame pleural.

El hipertiroidismo se asocia con un aumento del impulso ventilatorio en respuesta a la falta de oxigeno y concentración anormalmente elevada de dióxido de carbono, que las personas perciben como dificultad respiratoria o falta de aire, particularmente con el esfuerzo. El hipertiroidismo también puede causar debilidad muscular respiratoria e hipertensión pulmonar.

El bocio cervical o retroesternal muy grande pueden causar compresión de la tráquea con síntomas de tos, dificultad respiratoria nocturna, sibilancias y estridor.

El cáncer de tiroides papilar, folicular y de células de Hürthle puede hacer metástasis al pulmón.