Las personas con hipertiroidismo con frecuencia se sienten nerviosos o irritables. Las personas con hipotiroidismo pueden sentir fatiga o depresión. Estas reacciones son comunes y, si la enfermedad de la tiroides es la causa, lo más probable es que se resuelvan con un buen tratamiento.

Algunas enfermedades de la tiroides se desarrollan de forma muy gradual y puede pasar un tiempo antes de que desaparezcan una vez que se ha iniciado el tratamiento.

Dado que los síntomas pueden no reconocerse fácilmente al principio, las reacciones en las emociones o el comportamiento pueden ser los únicos signos visibles de una enfermedad de la tiroides.