La importancia de la aceptación.

¿Te ha pasado que te molestas porque cierta persona no hace ciertos cambios que te parecen obvios? Me declaro culpable, yo también he caído en eso más de una vez.

Nos molestamos por los tercos que se vuelven nuestros padres a medida que envejecen, la forma en que tu amiga derrocha su dinero en fiestas, lo negligente que es con su diabetes tu colega de trabajo…. Y caemos en preguntarnos ¿Qué le pasa a la gente? ¿Por qué no cambian?

La realidad es que debemos aceptar donde están otras personas, abandonando las expectativas de como creemos que la persona debería actuar.

El cambio es una decisión personal

Es posible que la persona esté feliz con su vida y con la persona que es, para bien o para mal. E incluso si tienen serios problemas o fallas, nadie puede cambiar eso, excepto ellos.

No importa cuanta presión ejerzas, o cuan convincente seas, una persona que no quiere cambiar no cambará. Esto es contraproducente y puede dañar tu relación.

TODOS hacemos las cosas que queremos hacer. Y cuando estas cosas nos importan de verdad las hacemos. Entonces si bien es verdad que si ellos quisieran cambiaran, esa decisión no te pertenece.

Aceptar lo que son y lo que no son.

Es un desafío aprender a cambiar la mentalidad de juzgar queriendo que los otros sean o reaccionen como nosotros.

La verdad es que todas las personas que conocemos ya se están juzgando, y algunos son muy duros con ellos mismos. Y honestamente, todos estamos haciendo lo mejor que podemos con las circunstancias que se nos presentan. TODOS hemos tenido experiencias de vida diferentes que hacen que veamos la vida de forma diferente y que ocasionan que manejamos las situaciones de forma diferente.

Comprender, tolerar, aceptar es un acto de amor.

Si la persona te interesa realmente, tienes que conectar, aceptar y ser empático

La aceptación es la capacidad de ver que los demás tienen derecho a ser sus propias personas únicas. Esto significa tener derecho a sus propios sentimientos, pensamientos y opiniones. Cuando aceptas a las personas por lo que son, dejas de lado tu deseo de cambiarlas.

Cada persona con la que te cruces en la vida sabrá cosas que tu no sabes, tendrá experiencias que no has experimentado y tendrá una visión del mundo diferente a la tuya.

Aprende a aceptar a la gente en el lugar que están. Cuando abres la puerta con aceptación, la gente entra porque siente el cariño, siente el apoyo.

La única persona que puedes cambiar es a ti mismo.

Todo lo que es verdad para los otros, es también verdad en tu caso. Hay gente que desea que vos cambies, que vos hagas el esfuerzo.

Enfoquémonos en ser mejores nosotros y con eso estaremos creando una influencia positiva al dar un espacio de amor y aceptación a todos los que nos rodean.