La melatonina es una hormona natural producida por la glándula pineal en el cerebro que regula los ciclos de sueño y vigilia del cuerpo. Es decir, los ciclos biológicos naturales de casi 24 horas a los que se conoce como ritmo circadiano.

Esta hormona solo se secreta por la noche, con poca luz o en la oscuridad, para indicarle al cerebro y cuerpo que es hora de irse a dormir.

Los suplementos de melatonina pueden ayudar a ajustar el ciclo de sueño y vigilia para poder dormir y permanecer dormidos, solamente a las personas que tienen problemas con el ritmo circadiano del sueño (desfase de horario y el problema de la fase de sueño y vigilia retrasada).

Por lo general, no se recomiendan los suplementos de melatonina para el insomnio. Hasta la fecha, no hay suficiente evidencia sobre qué tan efectivo es en personas con insomnio crónico. Puede ser de ayuda en los adultos mayores.

Lo mejor es proteger al ritmo circadiano evitando estar frente a una pantalla una o dos horas antes de acostarse, manteniendo una rutina a la hora de acostarse, aumentando la exposición a la luz del día y evitando la exposición a la luz por la noche para mejorar los niveles naturales de melatonina.

También, los medicamentos como los bloqueadores beta (antihipertensivo) y los antidepresivos pueden interferir con la melatonina.