La diabetes es una de las principales causas de ceguera y también provoca muchas amputaciones cada año. Sin embargo, las personas con diabetes que tienen buen control de la presión arterial, la glucosa, el peso y dejan de fumar, aumentan sus posibilidades de permanecer libres de complicaciones.

Por lo tanto, la ceguera y la amputación se pueden prevenir y la gran mayoría de las personas con diabetes evitarán la ceguera y la amputación, especialmente si realizan controles periódicos con sus médicos.