¿Es la cerveza buena para la salud? Es la pregunta que pocos se plantean con esta bebida de baja graduación alcohólica (entre de 4 a 5 % de alcohol). Su consumo moderado, proporciona varias ventajas para la salud humana debido a la presencia de proteínas, vitaminas B, ciertos minerales, compuestos fenólicos (antioxidantes), etanol, fibras dietéticas e incluso prebióticos,

 Sin embargo, una cantidad excesiva de consumo de alcohol conduce a efectos adversos en las personas y también en la sociedad.

Por lo general, tendemos a ver la cerveza como un placer culposo, tal vez porque se la asocia con el aumento de peso. Pero le alegrará saber que, cuando se consume con moderación (repito, moderación), los beneficios de la cerveza pueden ir mucho más allá de un momento de relajación después de una semana estresante.

En general, los médicos no hablan mucho sobre los beneficios del consumo moderado de la cerveza por temor a que se considere como una licencia para beber en exceso.

Ahora bien, ¿qué constituye exactamente «beber con moderación»? Las pautas alimentarias definen el consumo moderado de alcohol como una bebida al día para las mujeres y hasta dos bebidas al día para los hombres.

¿Y cuáles son sus beneficios?

Para aquellos que logran practicar la moderación, aquí van algunos de los beneficios para la salud que pueden disfrutar…

Función intestinal más saludable: la cerveza es una fuente de fibra soluble, que se deriva de las paredes celulares de la cebada malteada.

Menor riesgo de enfermedades del corazón: el consumo moderado de cerveza aumenta los niveles de HDL o colesterol bueno.

Contribuye a ingesta diaria de nutrientes: la cerveza se parece más a un alimento que a una bebida. Contiene unas 30 a 45 calorías por cada 100 ml de cerveza, y una serie de nutrientes buenos.

La cerveza supera al vino en lo que respecta al contenido de vitaminas B, fósforo, el ácido fólico y la niacina. La cerveza también tiene proteínas y algo de fibra. La investigación también sugiere que la cerveza puede contener prebióticos que alimentan a las bacterias buenas de nuestro intestino.

Puede reducir la inflamación: la inflamación en el cuerpo es la causa subyacente de muchas enfermedades y, según un estudio publicado en Molecular Nutrition & Food Research, el lúpulo (un ingrediente esencial de la cerveza) tiene propiedades antiinflamatorias.

En conclusión, la cerveza es una bebida agradable para muchos que, si se toma en cantidades moderadas, tiene efectos positivos para la salud.