Bienestar

El portal de confianza para una vida saludable

Salud ¿Sabía que?

El alcohol pasa por varias etapas en el cuerpo después de ser consumido

Las personas que ingieren bebidas alcohólicas pasan por varias etapas que reflejan la cantidad de alcohol que han ingerido. Estas etapas son las siguientes:

Euforia: es la famosa fase del “yo te estimo”, durante las etapas iniciales de la bebida, el alcohol aumenta la liberación de dopamina, lo que crea una sensación placentera. Durante la euforia, la persona se siente relajada y hasta feliz, pero también experimenta un deterioro menor del razonamiento y la memoria.

Depresión, desorientación y pérdida de memoria: una vez que el nivel de alcohol en la sangre alcanza más de 0.05, la sangre y el tejido corporal comienzan a absorber el alcohol adicional y la euforia se convierte en depresión.

Emoción: en esta etapa, con un contenido de alcohol en la sangre de aproximadamente 0.09 a 0.25, la persona está legalmente intoxicada. El lóbulo occipital, el lóbulo temporal y el lóbulo frontal son responsables de algunos de los déficits que se experimenta con este nivel de consumo de alcohol, incluida la visión borrosa, la dificultad para hablar y la audición y la falta de control. El lóbulo parietal, que procesa la información sensorial, también se ve afectado, causando la pérdida de las habilidades motoras finas y un tiempo de reacción más lento.

Confusión: un contenido de alcohol en la sangre de 0.18 a 0.3 típicamente se manifiesta como desorientación. El cerebelo, que ayuda con la coordinación, se ve afectado. Como resultado, es posible que se necesite ayuda para caminar o pararse. Los apagones, o la pérdida temporal de la conciencia o la memoria, también pueden ocurrir en esta etapa de consumo. Esto es un resultado del hipocampo, la región del cerebro que es responsable de crear nuevos recuerdos, que funcionan incorrectamente.

Estupor: al alcanzar un contenido de alcohol en la sangre de 0.25 a 0.40, se pueden experimentar algunos síntomas relacionados que sugieren que ha ocurrido una intoxicación por alcohol. En este momento, todas las funciones mentales, físicas y sensoriales están severamente dañadas. El riesgo de asfixia o lesión es alto.

Coma: con un contenido de alcohol en la sangre de 0.35, se tiene el potencial de entrar en coma como resultado de la respiración y circulación comprometidas, las respuestas motoras y los reflejos.

Muerte: un contenido de alcohol en la sangre de más de 0.45 puede causar la muerte debido a una intoxicación por alcohol o una falla del cerebro para controlar todas las funciones físicas vitales del cuerpo.

Deja un comentario