Aproximadamente el 30% de las muertes por enfermedades del corazón en el mundo están directamente relacionadas con el tabaquismo. Fumar es una de las principales causas de aterosclerosis.

Entre otras cosas, la nicotina del humo provoca:

  • Menos oxígeno al corazón
  • Aumento de la presión arterial y frecuencia cardíaca.
  • Riesgos de formación de coágulos en la sangre sanguínea
  • Daño a las células que recubren las arterias que llevan sangre a los músculos del corazón.