Bienestar

El portal de confianza para una vida saludable

Diabetes Salud

Cuidado con los tratamientos médicos fraudulentos

El fraude de la salud es un negocio que trafica con las falsas esperanzas. Acecha principalmente a las personas que no tienen cura, como ser algunas variedades de cáncer, artritis, diabetes, obesidad, etc. Prosperan de las ilusiones de quienes quieren la vía fácil y los atajos para bajar de peso o mejorar la apariencia personal.

Existen maneras de reconocer si afirmaciones hechas con respecto a la salud son legítimas. La regla más elemental para reconocer las promesas falsas es que todo lo que ofrezca beneficios exagerados generalmente no es cierto.

Reconozca las frases típicas utilizadas para engañar al paciente o consumidor:

  • Se anuncia el producto como una rápida y efectiva cura para un gran numero de enfermedades.
  • Usan ciertas palabras claves como ser: ¨ es un producto exclusivo, ¨ ¨ cura milagrosa, ¨ ¨ ingrediente secreto, ¨ ¨ descubrimiento científico ¨
  • Se anuncia el producto como disponible de una sola fuente y por lo tanto se requiere pago adelantado.
  • Utilizan testimonios si documentación alguna, que aseguran que el tratamiento ha dado resultados sorprendentes.
  • El médico o vendedor del producto alega que la comunidad médica ha ¨ conspirado ¨ contra ellos para inhabilitarlos o suprimir su producto solo ¨ por envidia ¨

El cáncer es una de las enfermedades que más atrae los fraudes a la salud puesto que al alcanzar sentimientos de ansiedad y desesperación, muchas personas recurren a remedios que no han sido comprobados y a tratamientos con personas inescrupulosas que prometen la curación.

La palabra cáncer es solo un nombre que se la ha dado a un vasto número de enfermedades que requieren diferentes formas de tratamientos. Hasta ahora no existe aparato alguno o remedio que capaces de tratar todos los tipos de cáncer.

Existen miles de suplementos dietéticos que contienen vitaminas y minerales en el mercado, algunos con beneficios documentados, otros que todavía no han sido verificados, por lo tanto son engañosos, por ejemplo: afirmaciones de que con determinado producto puede comer todo lo quiera y a la vez perder peso sin ningún esfuerzo, simplemente no son ciertas. De la misma manera no hay producto que tonifique los músculos sin esfuerzo o que logre aumentar la consistencia muscular sin la ayuda de los ejercicios. Otras afirmaciones dudosas se relacionan con productos que se asocian como efectivos para curar el insomnio, hacer retroceder la calvicie, retardar el proceso de la vejez, etc.

No permita que nadie le presione para tomar una decisión inmediata para probar un tratamiento que no ha sido comprobado. Pida tiempo para pensarlo y obtener más información de una segunda opinión que venga de un médico especializado.

Deja un comentario