Las personas con diabetes e hipertensión arterial tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad crónica de los riñones. Otros problemas de salud también pueden afectar los riñones con el tiempo. Como por ejemplo los procesos inflamatorios dentro y alrededor de los riñones, así como también los cálculos renales. Los problemas que bloquean el tracto urinario pueden dañar los riñones. También pueden hacerlo las infecciones urinarias o de los riñones que son repetitivas. Además, si tiene un familiar cercano con enfermedad renal, tiene un mayor riesgo de padecerla. El tabaquismo y la obesidad son otros factores de riesgo.