Para la mayoría de las personas con diabetes se recomienda un objetivo de glucosa en sangre (o azúcar en sangre) en ayunas o antes de las comidas de 70 a 130 mg/dl. Al medir una o dos horas después de comer, se recomienda que el nivel de azúcar en la sangre sea igual o menor a 180 mg/dl.