Cuando una persona tiene un nódulo sospechoso en la tiroides, hay que realizar una punción del nódulo, el Patólogo es el encargado de estudiarlo y se los clasifica de acuerdo a un sistema llamado Bethesda, de la siguiente manera:

Categoría I: es muestra insuficiente, repetir punción (5 a 10% riesgo de cáncer)

Categoría II: es un nódulo benigno (1-3% de falso negativo)

Categoría III: atipia de significado indeterminado o lesión folicular de significado indeterminado (10 a 30% riesgo de cáncer)

Categoría IV: neoplasia folicular o sospechoso de neoplasia folicular (50-75% riesgo de cáncer)

Categoría V: sospechoso de malignidad ( 70-99% riesgo de cáncer)

Categoría VI: maligno ( 97-99% riesgo de cáncer)