Cuando no duerme bien, suceden cosas malas porque el sueño afecta a todos los órganos del cuerpo.

Dormir mal puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, obesidad, depresión, demencia. E incluso afecta la apariencia. Lo mejor es evitar el alcohol y las comidas abundantes o pesadas antes de acostarse; tampoco haga ejercicio intenso antes de dormir; y apague todas las pantallas, incluido el teléfono celular, una hora antes de acostarse.

La realidad es que tenemos luces brillantes por todas partes. Hay que mantener el dormitorio lo más oscuro y silencioso posible. Se necesita un sueño saludable para una vida saludable.