La natación es el deporte más amigable de todos para el asma, pero también son buenos el ciclismo, la pesca y la caminata. El asma no tiene por qué obstaculizar el máximo rendimiento en el deporte.