El uso a corto plazo (menos de cinco años) de la Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) no está asociado con un aumento en el riesgo de cáncer de mama, pero que podría serlo si se toma por más tiempo. El cáncer de mama se detecta antes en las mujeres que usan TRH, ya que están más alertas a la enfermedad que otras mujeres.