Manténgase alejado de las lociones bronceadoras perfumadas o con sabor que huelen a aceite de coco o naranja si desea que su piel se mantenga joven. Estas lociones contienen psoraleno, que acelera el proceso de envejecimiento. Más bien use esas lociones de bronceado falsas sin perfume. Evite las camas solares, que son tan malas como el sol mismo.