Bienestar

El portal de confianza para una vida saludable

Salvando vidas

¿Cómo saber si puedo donar un riñón?

La insuficiencia renal terminal es un problema de salud que ocurre cada vez con mayor frecuencia, afectando a ricos y pobres, no haciendo distinción entre hombres, mujeres y niños, a cualquiera le puede pasar. Cuando esto sucede, quiere decir que los riñones han dejado de funcionar y que se puede morir a no ser que reciba un tratamiento sustitutivo renal, sea diálisis o transplante renal.
El transplante renal es la opción ideal porque permite recuperar no sólo la vida, sino también la calidad de vida. Pero el riñón que salva vida tiene que venir de otro ser humano que se encuentre en muerte cerebral (desde el punto de vista legal significa la muerte del individuo) y que haya expresado en vida su voluntad de donar sus órganos.
Pero también existe la situación de los familiares cercanos a la persona con insuficiencia renal. Generalmente son gente que está dispuesta a donar en vida uno de sus riñones como un acto de amor y generosidad hacia aquel ser querido que no quieren que pierda la vida.
La donación de órganos en vida está autorizada bajo la ley de transplantes de Bolivia. Los donadores son generalmente hermanos, hermanas, padres, hijos o hijas de los enfermos. También lo hacen pero con menor frecuencia, los tíos, tías, abuelos o abuelas.
Cualquiera que se convierta en donador debe tener un mínimo de 18 años de edad. No hay un límite superior estricto con respecto a la edad para la donación de riñón, pero las personas tienen que pasar una serie de exámenes médicos rigurosos que demuestren que la donación será segura tanto para el donador como para el receptor y, mientras más pasan los años, menores son las posibilidades de pasar estos exámenes. El tamaño del riñón también es un factor a ser considerado, especialmente en los niños que necesitan un transplante, puesto que las posibilidades de recibir una donación de otro niño que haya caído en muerte cerebral son mínimas y generalmente son muy pequeños para aceptar un  riñón del tamaño del de un adulto.
Aunque uno puede pensar que la mayoría de los familiares estarán dispuestos a donar un riñón, la vida no es tan simple. La donación entre familiares puede dificultarse debido a enfermedades que se transmiten de generación en generación, como por ejemplo la diabetes, riñones poliquísticos, etc., o también debido al miedo de someterse a una cirugía estando sano o sentirse disminuído por vivir con un solo riñón (Los diversos estudios realizados en miles de personas que han vivido con un solo riñón, han demostrado que se puede llevar una vida sana, sin ningún riesgo para la salud.)
Cuando se trata del papá o la mamá que tenga donar al hijo que requiere transplante, generalmente están dispuestos hasta a “dar la vida por él (ella)”.
Muchas veces el transplante viene después de que ha habido una enfermedad prolongada del familiar afectado, tiempo durante el cual los otros miembros de la familia se han visto también afectados emocionalmente.
En algunos casos la persona que dona su riñón no está genéticamente relacionada al enfermo. Por ejemplo un esposo, una esposa, un padrastro, que aunque están relacionados legalmente, no están ligados genéticamente. Hay casos en los que un amigo puede querer ser también considerado un donante.
En Bolivia se han realizado decenas de transplantes con donantes no relacionados genéticamente (no parientes) que han sido exitosos a pesar de no exixtir la misma compatibilidad que con los parientes. Esto se debe principalmente a los avances que han habido en los últimos años con respecto a los medicamentos contra el rechazo llamados “inmunosupresores”.
Nuestra sociedad tiene muchas dudas, miedos, negación y desinformación con respecto a la donación de órganos. Pero en Bolivia y especialmente en santa Cruz, ya se ha iniciado esa cadena de gratitud en la que unos dan y otros reciben, pero todavía falta mucho camino por recorrer para lograr que la muerte de tantas personas se transforme en vida de otros y que el dolor de tantas familias se transforme en esperanza.

Dr. Douglas Villarroel Z.
Endocrinólogo