Comer dulce no causa diabetes. No sorprende que las personas se confundan sobre si el azúcar causa diabetes. La confusión se debe al hecho de que cuando se ingiere alimentos, estos se convierten en un azúcar llamado glucosa. La glucosa es una fuente de energía para el cuerpo. La insulina es la encargada de “meter” la glucosa desde la sangre a las células para que pueda utilizarse como energía. Cuando una persona tiene diabetes, el cuerpo no produce suficiente insulina o el cuerpo no usa bien la insulina. Como resultado, el azúcar no entra en las células y se queda en la sangre, por lo que aumenta el nivel de glucosa en sangre (azúcar en sangre).

Para las personas que no tienen diabetes, el principal problema de comer mucho dulce o ingerir bebidas endulzadas con azúcar es que puede causar sobrepeso. Y el sobrepeso aumenta el riesgo de diabetes.