Bienestar

El portal de confianza para una vida saludable

Salud

Algunos consejos para usted y su bebé en tiempos de tanto calor.

Hay precauciones básicas que nos ayudan a prevenir las peligrosas consecuencias de las altas temperaturas y sobrellevarlas mejor. Tomar estas precauciones es muy importante para evitarle a los niños incomodidades y hasta problemas de salud que pueden ser graves.

En casa
Mantenga la casa lo más fresca posible. Si puede, utilice aire acondicionado (con moderación y evitando los contrastes extremos) o ventilador. Si no tiene estos aparatos, se puede mantener las persianas o cortinas abajo para que no entre el sol, ver que haya corriente de aire fresco dentro de la casa y hasta colgar sábanas mojadas en las ventanas para que se refresque el aire que entra.
Además, se puede refrescar la nuca y las manos o tomar una ducha a temperatura normal. Los niños pueden estar con chinelas o descalzos siempre que el suelo no este muy resbaladizo. Y es importante vestirlos con ropas frescas y que no aprieten y, si llevan pañal, capaz que sería mejor quitárselo.
Siempre que sea posible hay que permanecer en casa en las horas de más calor, pues no hay mejor protección que la prevención.

Fuera de casa
Como no se puede estar encerrados en casa todo el día y los niños piden salir a jugar, o hay compromisos que no se pueden evitar. Es fundamental, vestir de forma adecuada: ropa y zapatos cómodos, ligeros y frescos, gorras o sombreros para la cabeza si van a estar expuestos al sol e ir bien pertrechados con agua para tomar y mantener a los niños hidratados.
Para salir de paseo o a jugar es preferible elegir las horas más frescas del día y evitar, sobre todo, el ejercicio físico intenso.
Cuando vaya por la calle, debe buscar la sombra y hacer descansos para tomar líquidos y refrescarse.

Hidratación
Es muy importante mantenerse siempre bien hidratado tomando abundantes líquidos, especialmente agua. Más que actuar cuando exista deshidratación es mejor prevenir ofreciendo agua a los niños todo el tiempo.
En el caso de los lactantes no es necesario ofrecerles agua. Lo que hay que hacer es aumentar las tomas y dejarles libre acceso al pecho, para que puedan saciar su sed con pequeñas tomas de leche tantas veces como lo deseen.

Deja un comentario