1. Hidratar, hidratar…e hidratar: cada vez que se lave las manos o que se coloque algún desinfectante, no olvidar pasarse un poquito de crema hidratante
  2. Diga no a las lociones y sí a las cremas de manos: las lociones son a base de agua y se evaporan rápido, así que no reparan la función de barrera de la piel.
  3. Esté preparado, incluso cuando esté fuera de casa: el cuidado de la piel no es solo para la casa. Cuando salga, siempre tenga una cremita en el bolsillo o la cartera.